jueves, 15 de noviembre de 2007

El pollito pío, pío y el patito cua, cua




Érase una vez un bosque donde solo había patos, patas, patitos, gallos, gallinas, pollitos.
Ese bosque estaba dividido en dos partes una la de los patos y otra la de los gallináceos.
Eran rivales; siempre estaban en guerra y no se aguantaban unos a otros; excepto un patito llamado Lucas y un pollito llamado Polín.
La familia de esos animalitos no querían que fueran amigos, así que decidieron separarlos.
Pasado una semana los amigos decidieron escaparse, para darles un escarmiento a sus familias y que entendieran que por ser de otras razas se podría ser también amigos.
La familia preocupada se creían que los habían atrapados los contrarios. Es decir, los patos que habían sido los gallinaceos y los gallinaceos que habían sido los patos.
Empezaron otra guerra; los animalitos viendo los sucedidos, decidieron mandarle una nota a su familia diciendo que: hasta que no se juntaran los patos con los gallinaceos no volverían a casa.
Los familiares comunicaron lo sucedido a los jefes y decidieron hacer algo.
Los jefes de cada grupo convocaron una reunión comunicándoles a los patos y a los gallinaceos que volverían a formar otro bosque, en el que los patos y los gallinaceos vivirían en comunidad.
Los animalitos felices de aver cumplido su cometido volvieron a casa y ya no tuvieron problema en ser amigos y los mayores se dieron cuenta de que no era tan complicado convivir con otros animales que no fueran de su misma raza.

ESPERAMOS QUE ESTE CUENTO SIRVA DE MUCHO PARA ACABAR CON EL RACISMO EN EL MUNDO Y ASÍ PODER HACER UN MUNDO MEJOR.